Principales estadísticas (anuales) - Costo de la mano de obra


La Resolución sobre las estadísticas del costo de la mano de obra, adoptada por la undécima Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo (Ginebra, 1966), contiene la siguiente definición del costo de la mano de obra 1 :

3. A los efectos de las estadísticas del costo de la mano de obra, este costo es el que corre a cargo del empleador que ocupa la mano de obra. El concepto estadístico del costo de la mano de obra debería abarcar la remuneración por el trabajo cumplido, la remuneración por tiempo no trabajado, las primas y gratificaciones, los gastos en concepto de comidas, bebidas, combustible y otros pagos en especie, los costos de vivienda de los trabajadores a cargo de los empleadores, los gastos de seguridad social de los empleadores, los gastos de formación profesional a cargo de los empleadores, el costo de los servicios de bienestar y los costos no clasificados en otros grupos, como los gastos de transporte de los trabajadores, el suministro de ropa de trabajo y los gastos de contratación, así como los impuestos considerados como costos de la mano de obra...

En el Sistema de Cuentas Nacionales, 1967 (SCN), de las Naciones Unidas se definióla remuneración de los asalariados del modo siguiente 2 :

7.11. La remuneración de los empleados incluye todos los pagos realizados por los productores de sueldos y salarios a sus empleados, tanto en especie como en dinero, así como las contribuciones en favor de sus empleados a la seguridad social y a las cajas privadas de pensiones, los seguros de riesgos, los seguros de vida y otros regímenes análogos...

Así, el costo de la mano de obra y la remuneración de los asalariados son conceptos estrechamente relacionados, con muchos elementos comunes. La mayor parte del costo de la mano de obra corresponde a la remuneración de los asalariados, y la parte restante a los gastos a cargo de los empleadores, tales como la formación profesional, servicios de bienestar (cantinas y servicios similares, instalaciones y servicios educativos, culturales y recreativos, subvenciones a mutuales de crédito, el costo de servicios similares para el personal, etc.), gastos de contratación y otras partidas diversas (ropa de trabajo, viajes entre el domicilio y el lugar de trabajo, etc.) y los impuestos considerados como costo de la mano de obra. El concepto de la remuneración de los asalariados incluye los estipendios a los miembros de juntas directivas (que quedan excluidos del concepto de costo de la mano de obra), y excluyen los gastos realizados por los empleadores en conceptos tales como instalaciones de bienestar en el lugar de trabajo, exámenes médicos, deportes y otras actividades recreativas, así como el reembolso por los empleadores de los gastos realizados por sus empleados en ropa y herramientas de trabajo.

El SCN fue revisado en 1993 3 , ampliándose generalmente los elementos de la remuneración de los empleados para abarcar diversos servicios de bienestar, tales como deportes, esparcimiento, establecimientos de vacaciones, etc., así como los no clasificados en otro sitio (por ejemplo, la ropa de trabajo que los asalariados suelen usar tanto fuera como dentro de los lugares de trabajo, el transporte de ida y vuelta al lugar de trabajo, el estacionamiento de coches o aparcamiento). De esta forma el concepto de remuneración de los empleados se ha relacionado más estrechamente al de costo de la mano de obra . Sin embargo, en la presente publicación, la mayoría de las estadísticas de este capítulo sobre la remuneración de los asalariados aún se basan en el Sistema de Cuentas Nacionales de 1967.

Las estadísticas que figuran en este capítulo se refieren al costo medio de la mano de obra por asalariado o, en ciertos casos, a la remuneración media de los asalariados (esta expresión corresponde a remuneración de los empleados utilizada en el SCN de las Naciones Unidas). Aunque el nivel y composición del costo de la mano de obra tienden a variar entre obreros y empleados, en muchos casos no es posible establecer distinción entre los costos de la mano de obra respecto de estos dos grupos de asalariados. Por tanto, con algunas excepciones, las cifras ofrecidas en este capítulo se refieren a todos los asalariados, es decir, obreros y empleados de uno y otro sexo, y sin distinción por razón de edad, ocupación, experiencia, nivel de calificaciones, etc. Los datos figuran separadamente para cada país en su conjunto, y en general se refieren a promedios del año civil. Cuando el alcance no corresponde a lo indicado arriba, las diferencias se señalan por medio de notas a pie de página.

El tipo de estadísticas presentado para cada país figura en el cuadro con los siguientes códigos:

(LC)
Costo de la mano de obra
(CR)
Remuneración de los asalariados
(h.)
por hora
(d.j.)
por día
(m.)
por mes
(y.a.)
por año

Por diversas razones, las definiciones nacionales sobre el costo de la mano de obra y la remuneración de los asalariados suelen diferir de las definiciones internacionales recomendadas. En ciertos países no recaen sobre los empleadores algunos elementos del costo de la mano de obra, por ejemplo la totalidad o parte del costo de la seguridad social y de la formación profesional, sino que representan gastos estatales por consideraciones sociales o de otro tipo. Sin embargo, en general el Estado contribuye, junto con el empleador y el asalariado, a financiar los programas de seguridad social relacionados con el salario, aunque la medida de la participación estatal, del empleador o del trabajador varía de un país a otro 4 . En ciertos países se consideran los impuestos de carácter social pagados por los empleadores como costo de la mano de obra, especialmente los impuestos sobre la nómina o por volumen de empleo. Los conceptos nacionales del costo de la mano de obra también pueden diferir a causa de las variaciones de la práctica nacional en lo que respecta a sistemas de pensiones, seguros de vida, etc., así como en lo referente a los impuestos y subsidios relacionados con el empleo. Algunas de las diferencias al respecto entre países se pueden explicar por el hecho de que en algunos de ellos determinados costos sociales se financian a través del sistema impositivo general, y por tanto quedan excluidos del costo de la mano de obra, mientras que en otros se financian mediante contribuciones directas por parte de los empleadores.

Las estadísticas reflejan también variedades de ámbito y de métodos utilizados para medir el costo de la mano de obra. Las principales fuentes de datos al respecto son las encuestas de establecimientos, ya se trate de encuestas sobre costo de la mano de obra o de censos o encuestas industriales, aunque en algunos países se hacen estimaciones oficiales de los costos de la mano de obra sobre la base de datos obtenidos de diversas fuentes, tales como las encuestas frecuentes de ganancias (salarios), registros administrativos de las organizaciones de seguridad social, de las organizaciones de empleadores, etc.

El principal objetivo de las encuestas sobre costo de la mano de obra es recopilar datos sobre el nivel, composición y evolución de los costos de la mano de obra que recaen sobre el empleador. Esos datos se utilizan, entre otras cosas, para el análisis de la estructura del costo de la mano de obra y para mostrar las relaciones entre sus diferentes componentes. El principal objetivo de los censos y encuestas industriales es calcular el consumo y la producción brutos y netos del sector industrial (incluyendo la remuneración de los asalariados) y obtener otras medidas que se pueden utilizar para el estudio de la estructura industrial y el análisis de los diversos factores que influyen en la industria. Las estimaciones oficiales se usan generalmente para medir la evolución del costo total de la mano de obra a través del tiempo, y es usual hacerlas a intervalos trimestrales o anuales. En general,

las encuestas sobre costo de la mano de obra son encuestas por muestreo de establecimientos o empresas que sobrepasan cierto tamaño (normalmente aquellos en que está empleado más de un determinado número de trabajadores), y se llevan a cabo a intervalos de tres años o más. Normalmente, incluyen obreros y empleados, mientras que quedan al margen las personas que trabajan a domicilio, los directivos remunerados mediante honorarios, las personas pagadas únicamente por comisión y los propietarios que trabajan en su empresa. En general, las encuestas sobre costo de la mano de obra se proponen principalmente recopilar datos detallados sobre el costo de la mano de obra y sus componentes, además de información sobre el empleo correspondiente y sobre las características de los establecimientos. En algunos países se utilizan también las encuestas sobre costo de la mano de obra para obtener información suplementaria respecto a las prácticas y políticas empresariales que repercuten sobre el nivel, composición y evolución de dichos costos, tales como el sistema de remuneración por tiempo no trabajado, los sistemas de seguridad social y pensiones y la manera de financiarlos, impuestos sobre la nómina, etc.

Los datos sobre la remuneración de los asalariados se obtienen generalmente mediante censos y encuestas industriales realizados por lo regular a intervalos anuales, y referidos a los establecimientos o empresas que superan un determinado tamaño. Las estadísticas sobre remuneración de los asalariados se compilan en general únicamente en relación con los obreros y empleados; algunas veces, sin embargo, abarcan también a los propietarios que trabajan en su empresa, así como a las personas remuneradas exclusivamente mediante comisiones. Además de los datos relativos a la remuneración de los asalariados, estas encuestas facilitan información sobre otros insumos de la producción, tales como materiales, combustibles, etc., producción, valor agregado, existencias, inventarios, activos, formación de capital, etc. Por regla general, sólo se necesitan estimaciones sobre agregados, y por lo tanto no es corriente recopilar datos separados sobre los diversos componentes de la remuneración de los asalariados ni sobre las diferentes características de los asalariados.

Las modificaciones de la estructura industrial, de la estructura del empleo y de los niveles de actividad, así como el crecimiento o el declive de los establecimientos, pueden repercutir sobre las series estadísticas recopiladas mediante estas encuestas. Además, a causa de la exclusión de los establecimientos o empresas que no alcanzan determinado tamaño, tales estadísticas pueden adolecer de ciertos sesgos.

Al utilizar los datos para establecer comparaciones a nivel nacional o internacional, debe tenerse presente que pueden existir variaciones en cuanto a conceptos, ámbito, alcance y métodos utilizados en la recopilación de los datos, así como en la presentación de éstos. Al hacer comparaciones entre países hay que tener en cuenta, en particular, los factores que ejercen influencia sobre el costo de la mano de obra, tales como la manera de financiar la seguridad social, los sistemas de impuestos o subsidios, etc.

Debe procederse con cuidado en caso de utilizar las cifras conjuntamente con las de otros capítulos de este anuario o con los datos procedentes de otras fuentes. Esto podría hacerse sólo si existe una correspondencia estrecha entre las definiciones, ámbito, métodos utilizados para recopilar los datos y manera de presentarlos de esas estadísticas.

Para más información, véase OIT: Un sistema integrado de estadísticas de salarios: Manual metodológico (Ginebra, 1992) (La edición española puede solicitarse al Departamento de Estadística de la OIT), y Fuentes y Métodos: Estadísticas del trabajo, vol. 2: «Empleo, salarios, horas de trabajo y costo de la mano de obra (encuestas de establecimientos)», segunda edición (Ginebra, 1995).


Cuadro 6A - Costo de la mano de obra en las industrias manufactureras

Este cuadro contiene datos sobre el costo medio de la mano de obra por asalariado de las industrias manufactureras, en su conjunto y por grandes divisiones o agrupaciones. La fuente de las series se indica mediante un código entre paréntesis, a continuación del nombre del país; los códigos se enumeran en la página XVI. En la medida de lo posible, las diferentes industrias se han dispuesto según la Clasificación Internacional Industrial Uniforme de Todas las Actividades Económicas (CIIU) Revisión3 o su versión anterior, la Revisión2 (véase Apéndice), con sus códigos correspondientes. Toda diferencia se señala en notas de pie de página.


Notas

1 Para el texto completo de la Resolución, véase OIT: Recomendaciones internacionalesde actualidad en estadísticas del trabajo (Ginebra, 1988).

2 Para el texto completo, véase Naciones Unidas: Un sistema de cuentas nacionales, Estudios de métodos, serie F, núm. 2, Rev. 3 (Nueva York, 1970).

3 Para el texto completo, en inglés, véase « System of National Accounts, 1993» (Sistema de Cuentas Nacionales, de 1993), elaborado por el Grupo de Trabajo Intersecretarías sobre Cuentas Nacionales (Bruselas/Luxemburgo, Nueva York, París, Washington D.C., 1993) [Inter-Secretariat Working Group on National Accounts; (Brussels/Luwembourg, New York, Paris, Washington, D.C., 1993)].

4 Para más información sobre los sistemas nacionales de seguridad social y su financiación, véase OIT: El costo de la seguridad social, decimocuarta encuesta internacional, 1987-1989 (Ginebra, 1995).